• attic restaurant

    Attic Restaurant

Attic Restaurant

El restaurante Attic está cerrado en estos momentos pero se localizaba en una zona inmejorable de la Ciudad Condal, en La Rambla y muy cerca de la espléndida plaza Cataluña. No sólo se ve favorecido por su prestigiosa y emblemática ubicación, también por el personal que lleva a cabo día a día la tarea de trasladar a los paladares de sus comensales el mejor sabor de la cocina mediterránea.

Sus instalaciones se acoplan de la mejor manera en un edificio de fachada externa antigua pero con un interior y espíritu moderno. Esta atractiva combinación de estilos contrapuestos da lugar a un establecimiento que se envuelve de aires minimalistas y una decoración de diseño vanguardista. El resultado final viene dado por el arquitecto Dani Freixes, al cual se le otorgó el Premio Nacional de Diseño en el año 2001.

Las vistas que ofrece el Attic son más que privilegiadas: se puede disfrutar plenamente de cualquier plato o cóctel del local mientras se contempla la inmensidad de La Rambla repleta de gente que viene y va gracias a la altura en la que se encuentra el restaurante, la cual es lo suficientemente alta como para observar cualquier detalle de una de las mejores calles de Barcelona.

Booking.com

La cocina del Attic se conforma por una gastronomía completamente característica de la costa mediterránea. Sus fogones elaboran a diario los mejores sabores de este estilo de cocina para que la clientela del restaurante deguste lo mejor del lugar en el que se encuentra y sienta cómo de especial es la gastronomía que envuelve Cataluña.

Al tratarse de un local moderno y a la vez envuelto por un exterior antiguo, la carta del restaurante Attic adapta esta perfecta combinación y la lleva también a los platos del mismo. Tomando como referencia las recetas más tradicionales de la gastronomía mediterránea, se consigue mantener este sabor de toda la vida en unos variados platos que se caracterizan por la innovación en su presentación. La creatividad es un elemento esencial a la hora de presentar cada uno de los platos del Attic en las mesas donde el público espera ansioso.

La exquisitez de sus platos se justifica con las recetas que prepara el personal de cocina del Attic. Los bombones de foie con manzana y reducción de Módena y el tomate de temporada con ventresca de bonito y cebolla tierna son sólo dos platos recomendados para pedir como entrantes. Las mejores carnes y de alta calidad se sirven como medallón de meloso de ternera con parmentier de patata trufada; lo mismo se puede decir de sus deliciosos pescados, como la ventresca de atún con daditos de aguacate y tomate. Finalmente, nada mejor que terminar con uno de sus postres caseros, como la crema catalana o la tarta fina de manzana con helado de vainilla, dos especialidades de la casa.

En el Attic se puede disfrutar de su carta tanto en el amplio comedor interior, compuesto de diferentes salas grandes y medianas, como en la bonita terraza exterior. Su vinoteca, además, ofrece los mejores vinos de la tierra que pueden degustarse en una tranquila noche de verano al aire libre con vistas inmejorables o bien en su interior con el calor del resto de clientes. La amplia y variada carta de cócteles que guarda el local puede ser la mejor opción para cualquier tarde o noche cerca del barrio Gótico. Tras saborear lo mejor del Mediterráneo, nada mejor que optar por un delicioso cóctel del Attic.

Además, el establecimiento es ideal para celebrar cualquier tipo de evento o celebración, pues permite la opción de reservar una zona de un máximo de veinte personas para disfrutar íntimamente de tu entorno más cercano. Su ambiente agradable y romántico invita a todo tipo de público a pasar un buen rato en cualquier zona del restaurante.

La ventaja de la que goza el restaurante Attic se dota de la ubicación en la que se localiza el mismo. Esta permite que su público pueda disfrutar posteriormente a la experiencia Attic de un agradable paseo por La Rambla y todo el centro de la capital catalana, o bien que éste termine optando por descansar en el restaurante tras un completo día conociendo los mejores rincones y secretos del barrio Gótico. Además, se sitúa muy cerca del histórico mercado de La Boqueria, una muy buena opción para recorrer tras degustar la delicada carta del Attic.

El restaurante Attic se encuentra muy bien comunicado. Es por este motivo que se considera un establecimiento dirigido a un amplio público, pues a éste se puede acceder en metro (Liceu o Catalunya), en Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya y también en coche o moto, los cuales pueden estacionarse en el aparcamiento ubicado en La Rambla número 88.

Actualmente, el restaurante Attic se encuentra temporalmente cerrado al público por reformas. Pronto se podrá volver a disfrutar de sus instalaciones y su cocina de una forma renovada y aún más adaptada al público. La espera por conocer o volver al Attic merece la pena, ya que la experiencia vivida al visitar el establecimiento será grata.

Dónde estamos